Cuidados básicos de la rana doméstica

¡Comparte! Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterPin on PinterestEmail this to someone

¿Quieres disfrutar de los beneficios de tener un anfibio en casa como mascota? Los tiempos cambian, los gustos de las personas también y la rana doméstica es una extraordinaria elección como animal de compañía. Si tú también quieres tener una, pero necesitas información útil y precisa, sobre los cuidados principales de la rana doméstica, presta atención a las siguientes líneas porque te serán de gran utilidad.

En este artículo de núcleozoológico te queremos exponer la información más precisa en relación sobre cómo cuidar la rana doméstica, respondiendo las principales dudas que puedas albergar y exponiendo información práctica que responda a tus preguntas.

¿Cuáles son los cuidados básicos para la rana doméstica?

A continuación, te presentamos un conjunto de consejos y recomendaciones para tu también seas capaz de proporcionar el hogar que necesita a la rana doméstica.

¿Cómo debe ser su terrario?

Primeramente, es importantísimo que selecciones bien el habitáculo donde vivirá la rana doméstica que quieres incluir como parte de tu hogar. Nuestra recomendación, es que busques en las diferentes tiendas para mascotas de tu localidad, ciudad o municipio y optes siempre que puedas por uno de cristal.

Debes tener presente que deberá disponer de una rejilla para evitar que la rana escape y también, garantizar que las condiciones de humedad sean las adecuadas para estos animales. Eso sí, comprueba de manera periódica la humedad de la jaula y cerciórate que esté debidamente ventilada y limpia, para evitar que aparezcan tanto bacterias como hongos, que podrían perjudicar la salud de tu rana.

Generalmente, necesitará una superficie nunca inferior a los 90 litros de capacidad, si puede ser un poco más, mejor, porque así contará con un espacio mayor para hacer su vida, moverse y estará mucho más cómoda. Coloca en la parte inferior del terrario materiales que absorban la humedad, eviten su acumulación y puedes incluir también, una pequeña porción de grava, musgo y similares. Así tendrá un mejor aspecto, mucho más natural y esta rana doméstica se sentirá genial.

Ilumina bien el terrario

La iluminación es parte esencial para tu rana. Además de ser necesaria para mantener las plantas vivas y sanas, deberás hacer uso de tubos fluorescentes durante algunas horas al día para el cuidado de dichas plantas, entre otras cosas.

Es importante que cuentes con un termostato para controlar la temperatura del terrario, evitando que resulte excesiva porque sería contraproducente para su crecimiento y cuidado. Ten presente que las plantas que incluyas en el terrario no solamente tendrán una función decoradora, sino que también supondrá un excepcional refugio totalmente natural para esta simpática mascota. Nuestra sugerencia, es que optes por algunos tipos de plantas como por ejemplo, la aechmea, o las bromelias, entre otras múltiples opciones. No obstante, en caso que no te decidas, siempre podrás consultar en tu tienda para animales habitual.

¿Cómo debes alimentar a tu rana doméstica?

Normalmente, las ranas se alimentan de una gran variedad de insectos y distintos tipos de invertebrados de diferente tamaño, siempre y cuando puedan ser ingeridos en función de su tamaño. Si tu rana es adulta, puedes alimentarla con moscas, grillos, saltamontes de pequeño tamaño, mosquitos, e incluso larvas de los propios mosquitos, entre otras opciones.

Un gran consejo y muy útil, es dejar algunos de estos insectos en el terrario, a ser posible en el agua del mismo, para que cuando la rana tenga hambre pueda comerlos. Así, ella misma podrá alimentarse cuando quiera y siempre tendrá alimentos a su alcance.

Y tú, ¿quieres tener una rana doméstica? ¡Haz uso de nuestros consejos!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *